12 agosto 2012

Brindis por el 20º Aniversario del Colegio de Traductores_Entrevista a Cris Martínez

Licencia de Creative Commons
This obra by www.dearticulosyrevisiones.blogspot.com is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
[Artículo abreviado, en colaboración con Boletín Hipervinculados- Invierno 2012, Colegio de Traductores de la Provincia de Santa Fe - 2ª Circ.]

Traduciendo 20 AÑOS en 198 PALABRAS—
Y una coda.
                                                                                     
Por Delfina Morganti.-
Bajo el connotativo lema de Pasión. Orgullo. Felicidad. 20 años de palabras para entendernos, el Colegio de Traductores de Rosario celebró, el pasado 12 de junio del presente año, su vigésimo aniversario. ¿Cómo hacer justicia a la trayectoria? ¿Cómo dignificar mediante la conmemoración?

Para todos los que no estuvimos allí (y los que sí también) resulta más que interesante, justo y necesario conocer las sensaciones de quienes, por entonces, obraron con tanto esfuerzo y dedicación por dignificar la práctica de nuestra profesión. A continuación, la voz de una de ellos, Cristina Martínez:

Cristina Martínez*
TESTIMONIO 
¿Cómo y por qué surge la necesidad de un Colegio de traductores en Rosario?
En un principio, la necesidad que surgió fue de juntarnos, allá por 1983, para “asociarnos” y pensar nuestra profesión como tal. Eran tiempos complicados. L@s traductor@s no éramos reconocid@s. Era difícil conseguir trabajo porque cualquiera que supiera dos idiomas podía traducir, cobrar lo que le pareciera, incluso con una certificación internacional podía inscribirse como perito traductor en Tribunales… Era injusto porque vos elegías una carrera, estudiabas con todo lo que eso implica, y después no podías trabajar […] Llegó el momento de subir un escalón más y reconocernos como verdader@s profesionales, y crear el Colegio con un respaldo legal que fue la Ley Provincial de Traducción [NR: alude a la Ley 10.757 de creación del Colegio], la segunda en todo el país en su tipo. […] La lucha continuó pero la herramienta legal es muy importante, si bien todavía en el plano simbólico mucha gente piensa que con saber idiomas cualquiera puede traducir.

¿Qué significa para vos, que estuviste ahí en “tiempo real”, haber gozado de estos 20 años de institucionalización de nuestra práctica?
Me parece importante que además de sentirnos profesionales, podamos mostrar que hay un reconocimiento legal e institucional. Eso ayuda al momento de defender la posibilidad de trabajar. Además, el acuerdo del arancel ético también marcó la importancia del respeto y de la competencia leal entre nosotr@s [...]
Recuerdo que en su momento el Colegio ayudó a otr@s colegas a resolver cuestiones que no hubiera sido posible solucionar de otra manera: por ejemplo, cuando una compañera perdía solicitudes de trabajo porque en Buenos Aires les decían a l@s clientes que no éramos traductor@s públic@s, cosa que es verdad pero la ley nos habilita para hacer ese tipo de traducciones y quien se dedica a ellas se ha especializado de alguna forma u otra. El Colegio apoyó institucionalmente a esa compañera que recuperó a clientes que había perdido. En otro orden de cosas, tanto la Asociación en su momento como el Colegio en la actualidad, tenemos una mayor oferta de capacitación específica para traductor@s: antes solo podíamos hacer cursos orientados a docentes de idiomas y tenían que ver con cuestiones más pedagógicas, los hacíamos igual porque al menos nos daban una oportunidad para mejorar nuestra competencia lingüística […]

¿Por qué recomendarías a los traductores nóveles matricularse?
Porque es legal y simbólicamente indispensable [...] porque la única forma de lograr el reconocimiento pleno de nuestra profesión es haciéndolo en forma colectiva. Suelt@s nadie nos reconoce, junt@s y con “nuestra” ley, de a poco lo iremos consiguiendo seguramente.

A 20 años de la creación del Colegio, ¿dirías que los objetivos principales se cumplieron con éxito?
Absolutamente, al menos nuestros sueños iniciales ya son realidad y muchos otros que ni pudimos imaginar hace años también. ◘  ◘  ◘

*Cristina B. Martínez es traductora (1980), profesora de inglés (1984) y Licenciada en Comunicación Social (1997). Como "colega fundadora", fue distinguida con la “Colegiatura Honoraria”. Actualmente se desempeña como profesora de las cátedras de Lingüística General y Estudios Comparativos del inglés y español en el IES Nº28 “Olga Cossettini” (Rosario).

DESTACADOS 2012
Nuevo espacio
 En junio el Colegio inauguró una nueva sección de capacitación informal los últimos días viernes de cada mes, el Club Café de Traductores Nóveles. Dichos encuentros se proponen brindar un espacio de intercambio productivo en torno a las primeras experiencias de los nuevos profesionales. (Inscripción sin cargo a: ccyt.rosario@gmail.com)

Concurso
El concurso fotográfico Veo, veo, ¿qué ves? ¡Un traductor! en torno a los afiches publicitarios del vigésimo aniversario lanzó a muchos traductores a las calles rosarinas. En una suerte de búsqueda del tesoro artístico-profesional, y con sus flashes avasallantes, todos los participantes lograron capturar la esencia del esfuerzo que acompañó tantos años de lucha por institucionalizar la práctica de la profesión. ¿Los resultados? Las fotos están disponibles en el sitio de Facebook del Colegio. ◘  ◘  ◘

© Delfina Morganti  
Hipervinculados - Invierno 2012


1 comentario:

  1. Tuve el placer de tener a Cristina de profesora en el Traductorado. Sin duda es un ser muy particular, muy comprometida con sus ideales (algunos de los cuales comparto), muy coherente entre lo que dice y hace.

    Tema aparte es que con todo lo que dice en esta entrevista coincido plenamente. Un Colegio es una institución en la cual encontramos apoyo, sin él es mucho más difícil la profesión. Vale la pena matricularse, bien explica Cris por qué.

    Gracias por entrevistar a esta pequeña grande.

    ResponderEliminar

Si le ha interesado esta nota, ¡acerque su comentario a la autora!